Juan Pedro Oriol / El Papa en Alemania - 25 de Septiembre de 2011 - Mural - Guadalajara - Noticias - VLEX 319136819

Juan Pedro Oriol / El Papa en Alemania

Autor:Juan Pedro Oriol
 
EXTRACTO GRATUITO

Benedicto XVI es el primer Papa que visita el Parlamento alemán. Se palpaba la tensión pero fue recibido con un sentido aplauso.

La intervención del Papa ante esta asamblea ha sido calificada por la prensa alemana como muy inteligente, no exenta de humor e incluso de ironía.

Juan Pablo II ya había logrado tal osadía ante los parlamentos italiano y polaco. Ojo, estas intervenciones las han hecho ambos como Jefes de Estado.

También la prensa reportó unos 15 mil manifestantes que se aglomeraron afuera del Bundestag, el Parlamento federal, el jueves pasado. Y aun cuando los insultos no se hicieron esperar, para otros cientos, miles y millones de alemanes el Papa Benedicto XVI está siendo motivo de orgullo y de esperanza.

Un rostro cándido ha sido el que se nos ha presentado de Alemania durante esta visita papal, que comenzó el jueves en Berlín cuando fue recibido por las principales autoridades del país.

Alemania, con sus 82 millones de habitantes, registra casi 25 millones de católicos que siguen siendo la confesión más numerosa. Una radiografía de la sociedad alemana nos indica que el olvido de Dios y del Evangelio son una realidad. Lógicamente, es esta situación la que preocupa al Papa y fue ella la que inspiró sus palabras pronunciadas frente a los parlamentarios.

Hombre de Dios y un grande intelectual, Benedicto XVI al hablar trascendió de las cuestiones políticas concretas para referirse a los fundamentos del derecho. Dejó de lado su investidura papal y habló como un ciudadano del mundo. "Servir al derecho y combatir el dominio de la injusticia es y sigue siendo el deber fundamental del político", fueron sus palabras que de inmediato la prensa internacional bautizó con el nombre de discurso "metapolítico".

El Papa movió conciencias con su disertación. Dirigió su ponencia a lo esencial, a lo fundamental, a invitar a los políticos a esforzarse por reconocer lo que es justo, a distinguir entre el bien y el mal, entre el derecho verdadero y el derecho sólo aparente. Habló sobre el movimiento ecológico, importantísimo para los alemanes, argumentando que la ecología es una responsabilidad para la política. Habló para todos e incluyó a todo.

Aun así, algunos se sintieron incómodos porque desacreditaron que un representante...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA