EN EL DEBATE / Revocación de mandato - 25 de Septiembre de 2011 - Mural - Guadalajara - Noticias - VLEX 319137043

EN EL DEBATE / Revocación de mandato

 
EXTRACTO GRATUITO

Enrique Alfaro

La Consulta Ciudadana de Ratificación de Mandato es un acto de vergüenza política y profesional. Surge de un compromiso que asumí como candidato a Presidente Municipal y se fortalece con la visión de participación ciudadana y rendición de cuentas que estamos construyendo en Tlajomulco.

Desde 2008 como diputado impulsé la revocación de mandato para legislarla en Jalisco, y en 2009 como candidato me comprometí a someterme a un ejercicio de esta naturaleza en mi segundo año de gobierno.

Otros candidatos (que hoy también son alcaldes) se comprometieron, incluso ante notario público, a hacer lo mismo y no han hecho nada para cumplir su palabra o siquiera para impulsar la figura jurídica.

Ellos mismos, desde la comodidad de sus puestos de gobierno, ahora cuestionan la Consulta Ciudadana de Ratificación de Mandato de Tlajomulco porque, dicen, es sólo un acto para ganar reflectores, votos y simpatías. Pero si fuera así, ¿por qué no cumplen su palabra y realizan ejercicios de ratificación de mandato en sus municipios? ¿Por qué se comprometen ante los electores a darles voz y una vez en el puesto les dan la espalda y se lavan las manos?

El ejercicio de gobierno no es un cheque en blanco, el gobernante tiene que rendir cuentas y tiene que escuchar a la gente, pero sobre todo debe tener vergüenza para entender que si el pueblo pone, el pueblo quita, que los ciudadanos tienen el derecho de alterar y modificar su gobierno. Este principio tiene su sustento en el artículo 39 de la Constitución.

En Tlajomulco estamos haciendo la Consulta Ciudadana de Ratificación de Mandato fundamentalmente porque hay voluntad política, porque creemos que se puede gobernar diferente y de cara a la gente. Y no lo estamos haciendo a la ligera.

Para esta consulta hay un Comité de Observación coordinado por el Congreso Ciudadano que convocó a 65 observadores ciudadanos, académicos y asociaciones civiles de Jalisco y México, 88 observadores por el "No" y 21 representantes por el "Sí", así como 5 diputados federales. Se adquirió tinta indeleble con el Instituto Politécnico Nacional y se generaron mecanismos de control y transparencia en todo el proceso, además de que se ejerció un presupuesto extraordinariamente austero de 240 mil pesos.

Se instalaron 70 casillas en 43 centros de votación a lo largo de todo el municipio, abarcando todos los centros de población. Con 70 casillas superamos el principio que propone el Código Electoral del Estado de Jalisco para...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA