BENCHMARK / Atajos mortales - 2 de Abril de 2019 - Mural - Guadalajara - Noticias - VLEX 774630161

BENCHMARK / Atajos mortales

Autor:Jorge A. Meléndez Ruiz
 
EXTRACTO GRATUITO

"Lo que debían haber hecho (los pilotos) era desactivar estos dos switches y retomar el control del avión. No lo hicieron porque la maniobra no estaba programada en el entrenamiento".

Así explica el piloto Gustavo Giménez las dos terribles tragedias de los aviones Boeing 737 MAX en un didáctico segmento (imperdible, véalo en nuestros sitios) de un noticiero del canal argentino Todo Noticias.

Fascinante y terrible. La solución era simple, pero los pilotos no la sabían, en parte, porque Boeing utilizó la tecnología para crear un atajo que buscaba ahorrar en entrenamiento, pero que terminó siendo mortal. Sin ser experto, le resumo esta tremenda historia.

El 737 MAX es una gran evolución de su antecesor, la serie 737 NG. Tiene dos turbinas mucho más potentes que le dan un mayor alcance y que consumen 15% menos combustible. Es mucho más eficiente.

Estas grandes turbinas cambian la aerodinámica del avión, pues están más adelante del ala y más arriba. Por ende, el jet se comporta y se vuela distinto: "Como está adelante del ala produce sustentación y hace que la nariz del avión se levante", explica Giménez.

Este detalle es clave en las tragedias. Pero falta uno más.

Como la serie 737 es muy popular -hay casi 7,100 aviones- Boeing utilizó el software para que los pilotos de los NG pudieran volar los MAX con cursos de "3 días o una semanita", según Giménez.

Intervinieron sobre el software de los controles de vuelo con un aparatejo llamado MCAS (Maneuvering Characteristics Augmentation System). Pero a veces la tecnología se enfrenta a la realidad.

El problema se presentó cuando el MCAS entró en conflicto con otro aparato: el indicador de ángulo de ataque. En ciertas condiciones, erróneamente este indicador de ángulo le decía al MCAS: el avión perdió velocidad. ¿La solución? Bajar la nariz para retomarla.

Ésa es la guerra que tuvieron los pilotos de los dos aviones. Lucharon y perdieron contra un sistema automático que irremediablemente los llevó a estrellarse.

"La solución era fácil, pero los pilotos no la conocían". Un dramático epitafio para 346 personas que brinda por lo menos tres lecciones invaluables sobre los atajos para los negocios, la política y la vida.

Primera: es importante definir con claridad los objetivos antes de tomar un atajo. Porque si la meta es errónea (minimizar el tiempo de entrenamiento) quizá el destino final sea el piso.

Segunda: hay que hacerse dos preguntas antes de tomar un atajo:

  1. ¿Alguien ya lo ha tomado? ¿Cómo le...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA