Las cosas que imp[o]rtan - 29 de Febrero de 2000 - Mural - Guadalajara - Noticias - VLEX 79196519

Las cosas que imp[o]rtan

Autor:Karla Garduño
 
EXTRACTO GRATUITO

Una sonrisa casi imborrable es el puente que liga a Pepe Galindo con la realidad que acepta feliz y que modifica paulatinamente, en el espejo de sus cuadros, en la proyección de sus personajes cotidianos, en el ejercicio incesante de las dos artes que llenan su vida y su realidad.

La división no es de tajo. Aunque la luz del día ilumina su mano trabajando la técnica de la piroxilina, y en la tarde y noche son los reflectores del teatro los que alumbran su persona, Pepe Galindo pasa de una densidad a otra sin sufrir descompensaciones.

"Siento que sin una no estaría completo. A veces sí chocan, domina una más que la otra y es cuando me siento molesto, cuando no tengo tiempo de pintar o cuando... bueno, siempre tengo tiempo de hacer teatro, yo creo que el teatro es el privilegiado", asegura en el sillón de la casa de Jorge Martínez, su maestro y guía desde hace 15 años y quien le permite pintar en su estudio lleno de arte africano.

Entre la escenografía de El Búcaro Azul, obra en la que trabaja actualmente con el Tercer Grupo, hay dos piezas suyas y el fondo de nubes que se integran a la figuración de la sala de una casa, y aunque no tienen nada que ver con el hombre cincuentón que aparece con una cara parecida, casi idéntica a la de Pepe, dicen mucho de un pintor y un hombre que en ese momento quién sabe donde ande.

Uno no es más que una torre de papel que parece flotar en el aire, ya no del cuadro sino del teatro mismo. Un tema sencillo, como en la mayoría de los cuadros, señala el actor y egresado de la Escuela de Artes Plásticas de la UdeG.

"Temas a veces insignificantes, pero que tomo y trato de darles alguna significación. En este caso es una espiral, un rollito de papel hecho espiral, que me recordó mucho la torre de Babel, que querían que llegara hasta el cielo".

Si un rollo de papel, un vestido y hasta una piedra cobran singular importancia ante los ojos de Galindo, todos los objetos dispuestos por ahí, en un escenario, la calle o una casa, son susceptibles de asumir cierta trascendencia en el recuerdo o la sensibilidad.

[Una televisión] "Las tardes que pasaba cuando era niño viendo la televisión eran tan reconfortantes. Y más cuando llovía, o cuando estábamos comiendo algo toda la familia juntos.

"Recuerdo también cuando no teníamos televisión e íbamos con los vecinos y les pagábamos un peso. Era muy padre sentarnos en el piso y ver todos la televisión".

[El color azul]"Es uno de mis colores preferidos. Se me hace fresco, elegante...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA