Un desconocido - 13 de Agosto de 2011 - Mural - Guadalajara - Noticias - VLEX 311931322

Un desconocido

Autor:Alejandro Alvarado
 
EXTRACTO GRATUITO

Más allá de los monumentales murales de José Clemente Orozco, el Instituto Cultural Cabañas esconde símbolos, elementos e historias que hacen más rica la visita al antiguo hospicio: para algunos parecerán curiosidades, para otros misterios, a usted le toca dar la última opinión.

"Uno de ellos, por ejemplo, está detrás de la puerta principal de la Capilla Mayor, lo que pasa es que están fuera de la vista normal", explica Rubén Rodríguez, guía oficial.

"Detrás de la puerta de la Capilla Mayor, observen que hay un círculo, en ese círculo hay diferentes símbolos que ha causado polémica entre personas ¿que representan? Algunos suponen que son marcas de ganaderos que fueron en otros tiempos benefactores del Hospicio, otros que son símbolos metafísicos", dice.

Rodríguez tiene 24 años de experiencia como guía en el Instituto y desde entonces, los turistas no lo han dejado de sorprender con preguntas curiosas, cuestiones que lo han llevado a investigar de un documento a otro para dar respuestas y que ahora expone aquí, para que en su próxima visita al antiguo hospicio preste atención.

Por ejemplo, de los supuestos símbolos, el guía, a través de personas que, cuando estaban vivos, le narraban cómo era el edificio, encontró que no son metafísicos sino la marca de los canteros que trabajaron las piedras en las que se levantó el hospicio.

"Son varios elementos (para ver). Cuando la gente viene aquí, algunas veces viene de pasada, otras veces vienen con el tiempo recortado, en realidad lo más importante que el público viene a ver aquí, son los murales de José Clemente Orozco, pero cuando yo les doy el recorrido por todo el edificio es porque ellos tienen tiempo", afirma.

El guía, que conoce a fondo el Cabañas, se dirige al patio Mayor del edificio, donde están colocadas tanto en el suelo como en lo alto de los cuatro muros que rodean unas argollas, piezas que, cuenta Rodríguez, los visitantes creen que sirvieron para amarrar esclavos o caballos.

Pero lo cierto es que estás argollas no son tan lejanas como la esclavitud, se colocaron en 1982 para colgarse ahí las lonas que sirven como techo en los distintos eventos sociales de entonces, explica el guía, quien a veces, se ve rodeado de hasta cien visitantes en el recorrido.

"En el patio más grande, el central, si observas con detenimiento son cuatro corredores con 13 arcos por cada lado, y si multiplicamos los 13 arcos por los cuatro corredores que son, da 52, ¿qué significa? Podría significar las 52...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA