Entrevista / Carlos Enrique González Lozano / Ve a Jalisco estancado - 5 de Agosto de 2013 - Mural - Guadalajara - Noticias - VLEX 452257026

Entrevista / Carlos Enrique González Lozano / Ve a Jalisco estancado

Autor:Pedro Mellado
 
EXTRACTO GRATUITO

Su caso es muy singular, porque ha tenido éxito en tres campos importantes de la actividad pública: como empresario, dirigente empresarial y servidor público.

Encabeza la empresa fabricante de calzado femenino más emblemática de Guadalajara y del País. Fue presidente de la Cámara de la Industria del Calzado, coordinador del Consejo de Cámaras Industriales de la entidad, vicepresidente Municipal de Guadalajara, Secretario de Turismo de Jalisco y diputado local.

Y por si eso no fuera suficiente, su versatilidad le alcanzó para ser también presidente del mexicanísimo Club Deportivo Guadalajara, el de las Chivas campeonísimas. Además, encabezó el comité promotor de la ahora muy exitosa Expo Guadalajara.

Después de 18 años de alternancia, considera que la economía de Jalisco está muy lastimada. Estima que la crisis se siente con crudeza en la entidad. Dice que nuestro Estado perdió el impulso, se estancó, porque han faltado Gobiernos promotores.

Advierte que hace 30 años había problemas serios de infraestructura. Considera que poco se ha mejorado y por esa debilidad de Jalisco se han ido muchas empresas importantes y no han llegado nuevas inversiones.

Le preocupa que la crisis económica haya afectado el poder adquisitivo de la gente y castigado los salarios.

Carlos Enrique González Lozano nació en Guadalajara el 29 de octubre de 1944. Hijo de Federico González Obregón (finado) y de doña Virginia Lozano Orozco, quien transita con donaire por los 97 años. Es la cabeza y el motor de la empresa Calzado Dione, en la cual su hijo Pablo es director general y su hijo Rodrigo director comercial.

Aprendiz

¿En qué circunstancias se incorpora usted al negocio del calzado?

En sociedad con don Ignacio Orozco Torres, mi papá, Federico González Obregón, fundó Calzado Dione en 1944.

Al terminar la secundaria empecé a ir a la fábrica. Llegó el momento en que me encantó el trabajo y le dije a mi papá que ya ni gastara en mi educación, que yo ahí me quedaba. Me iba a las 7:00 de la mañana, tomaba el camión en Américas y Reforma y llegaba a la fábrica a las 7:20. Salía hasta las 4:00 de la tarde.

Me incorporé formalmente en septiembre de 1960. Fui primero ayudante de almacén. Luego empecé a revisar el producto terminado. Después me interesé en que la gente me enseñara cómo se hacía el calzado. Tenía entonces 16 años. Yo aprendí al observar, al preguntar, al estar al pendiente. Empecé en una filial de Dione que se llamaba Calzado Sissi, pues en aquel entonces estaban de moda las películas sobre Sissi Emperatriz (inspiradas en la vida de la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA