Entrevista / Esteban de la Asunción Robles Chávez / Política daña a la justicia - 22 de Julio de 2013 - Mural - Guadalajara - Noticias - VLEX 449987654

Entrevista / Esteban de la Asunción Robles Chávez / Política daña a la justicia

Autor:Pedro Mellado
RESUMEN

[MEMORIA VIVA] Esteban de la Asunción Robles Chávez. Magistrado desde hace 30 años, dice que el PAN desvirtuó al Poder Judicial. Critica el arribo al Poder Judicial de personas sin trayectoria y capacidad. Considera que el Consejo de la Judicatura fue creado para afectar al Tribunal

 
EXTRACTO GRATUITO

Al amparo de su experiencia de tres décadas como Magistrado del Supremo Tribunal, advierte que la injerencia de la política ha dañado al Poder Judicial de Jalisco, responsable de administrar justicia en la entidad.

Considera que en los más recientes años, la política ha vulnerado al sistema judicial de la entidad porque ha influido en el nombramiento de jueces, Magistrados y consejeros, que no necesariamente están comprometidos con una estricta interpretación y aplicación del Derecho.

Dice no pertenecer a alguno de los grupos que se han formado en el Supremo Tribunal y que eso lo ha marginado de la posibilidad de recomendar gente para ocupar cargos en el Poder Judicial, aunque prefiere pagar ese costo para seguir siendo libre.

Recuerda que cuando el PAN llegó al poder en 1995, disparó fuertes "cañonazos de dinero" para tratar de comprar la renuncia de los Magistrados.

Esteban de la Asunción Robles Chávez nació en Guadalajara el 5 de noviembre de 1950. Es hijo del doctor Esteban Robles Dávila (fallecido en 1979) y de Margarita de Jesús Chávez.

Está casado con Martha Cecilia Cervantes Contreras y tiene tres hijos: Esteban, Martha y Stephania. Es egresado de Derecho de la Universidad de Guadalajara, generación 1969-1974.

Fue nombrado juez a los 28 años de edad, en 1979, y Magistrado del Supremo Tribunal de Justicia el 1 de abril de 1983, a los 33 años de edad.

MAESTROS

¿Quiénes le guiaron por el camino de las leyes?

Tuve grandes maestros, como León Aceves Fernández, Víctor Manuel Santana Romero, Constancio Hernández Alvirde, Antonio e Ignacio Maciel Salcedo, Alberto Rosas Benítez, Carlos Ibarra García de Quevedo, Fernando Gallo Lozano, Enrique Romero González, Rodolfo Ramos Ruiz, Enrique Rodríguez Ontiveros y Francisco López Brizuela. Maestros reconocidos, de prosapia, la mayoría ya falleció y otros están en el retiro.

Casi todos estaban en el servicio público activo, en procuración de justicia, en impartición y administración de justicia, notarios públicos, algunos de ellos fueron Presidentes Municipales y hasta Gobernadores (como Isidro Urzúa Macías y Guillermo Cosío Vidaurri). Muchos de ellos invitaban a sus alumnos a la función pública. Se combinaban los conocimientos teóricos con los prácticos.

A fines de los años 60 sólo había dos universidades que tenían la carrera de Derecho: la Universidad de Guadalajara (UdeG) y la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG). Actualmente hay más de 30, entre universidades, academias y escuelas "patito".

De los 34 Magistrados del Supremo Tribunal de Justicia, la gran mayoría somos egresados de la UdeG, excepto el Magistrado Bonifacio Padilla González, quien es de la Escuela Libre de Derecho de la Ciudad de México, y el Magistrado José Félix Padilla Lozano, quien tengo entendido es de la Universidad Autónoma de Guadalajara.

MINISTRO

¿Cuándo se vinculó usted por primera vez al Poder Judicial?

Empecé de meritorio en el Juzgado Primero de lo Civil y de Hacienda, que estaba entonces en este Palacio de Justicia (Avenida Hidalgo 190). Eso fue en 1969, cuando estaba en primer año de la carrera. Tenía entonces 19 años de edad. Era ayudante del notificador Luis Valdés Anguiano. Estuve como un año. Después, en agosto de 1970, me fui a los juzgados que estaban en la antigua penal de Oblatos, a invitación del juez quinto penal Sócrates Eloy Gutiérrez Velasco. En noviembre me dio el nombramiento de Ministro Ejecutor, que no era otra cosa que el mozo de oficios, que ahora corresponde a las funciones del segundo notificador.

Yo llevaba a todas las oficinas públicas las copias de las resoluciones, oficios, citatorios y estadísticas del juzgado. Cuando nos daban la credencial de identificación apantallábamos, pues se nos relacionaba con los Ministros de la Suprema Corte. En broma nuestros compañeros hasta nos hacían caravanas a los ministros ejecutores.

MANO DURA

¿Cuál fue su siguiente paso en Oblatos?

Después de ser Ministro Ejecutor cuatro meses, me nombraron actuario, que era quien llevaba el procedimiento penal y tenía una categoría mejor. Estaba en segundo año de la carrera. Tomaba declaraciones a los inculpados, llevaba los careos, los interrogatorios, pedía los informes de prisiones, ordenaba los estudios siquiátricos, en fin, llevaba todos los procedimientos.

El juez Sócrates Eloy fue muy estricto. Si sabía que alguien recibía alguna dádiva, lo corría. Nos moldeó, nos hizo personas centradas y forjó una escuela anticorrupción. Se distinguía ese juzgado porque no se solapaban corruptelas.

Estaba de secretario Luis Valdés Anguiano, quien después fue juez penal y subprocurador. También estuvo Fernando Alberto Díaz de León Mercado, que después fue juez; Arturo Díaz Cedeño, quien también llegó a Magistrado y ya falleció; estuvo de meritoria Felicitas Velázquez Serrano, quien es actualmente la Procuradora Social.

GUERRILLA

¿Qué asunto relevante recuerda de esa época?

Los años 70 fueron de mucha rebelión, de grupos que estaban contra el Gobierno, contra el sistema. Estaban detenidos los hermanos Campaña López y el ingeniero Robles Garnica, gente que tenía una ideología revolucionaria y cometió delitos. Ellos estaban acusados de varios robos, que denominaban "expropiaciones", inspiradas en su ideología revolucionaria. También estuvo involucrada una señorita llamada Eunice Michel.

Yo les tomé la declaración preparatoria a todos -era un grupo de cinco o seis personas- hasta que fueron consignados. Ellos decían que no iban a durar mucho en la cárcel. Y así fue, pues cuando sus compañeros secuestraron al cónsul de Estados Unidos en Guadalajara, lograron que a cambio de la liberación del funcionario se les proporcionara un avión para trasladarse a Cuba. Finalmente se les concedió esa petición.

(En febrero de 1973 la guerrilla de las Fuerzas Revolucionarias Armadas del Pueblo secuestró al cónsul de Estados Unidos en Guadalajara, Terrence George Leonhardy. Para entregarlo con vida, pidió a cambio la liberación de guerrilleros presos en la penal de Oblatos, entre quienes estaban los hermanos Ramón y Juventino Campaña López y el ingeniero Guillermo Robles Garnica. Fueron trasladados a Cuba en un avión proporcionado por el Gobierno).

¿Cuándo lo nombraron juez?

En 1977 el juez Sócrates Eloy fue nombrado Magistrado del Supremo Tribunal de Justicia. Tuve la fortuna de que, cuando entra de Gobernador Flavio Romero de Velasco (1977-1983), entre las recomendaciones que le hicieron a él y al presidente del Supremo Tribunal, Jorge Saracho Álvarez, estuve yo, y me hicieron juez penal. Tenía entonces 26 años. Hubo muchos problemas porque Flavio Romero de Velasco dio de baja a casi todos los Ministerios Públicos del Estado y se cambiaron muchos jueces y Magistrados, como medida para combatir la corrupción. Duré seis años de juez penal en Oblatos hasta 1983.

Ese año entró de Gobernador Enrique Álvarez del Castillo y afortunadamente eligió a una persona buena para dirigir el Supremo Tribunal, don Salvador García Rodríguez. Me atrevo a decir que fue el último presidente del Tribunal que puso mucho hincapié en que los juzgadores nos apartáramos de cualquier interés ajeno a la función jurisdiccional (la estricta interpretación y aplicación del derecho), porque en el Tribunal no debe haber política, porque todo lo echa a perder.

EXTRAVÍO

¿Qué pasó con el Poder Judicial al cambiar el Gobierno?

En 1989 llegó Guillermo Cosío Vidaurri a la Gubernatura, quien duró la mitad de su mandato (hasta abril de 1992), pero habría que reconocerle que le dio mucho apoyo al Poder Judicial. Él remodeló el Palacio de Justicia y consolidó la primera inamovilidad judicial de la cual yo resulté beneficiado, al igual que Raúl Acosta Cordero, Rafael Covarrubias Flores, Pascual Ávila Pérez, Salvador Cantero Aguilar, Manuel Higinio Ramiro Ramos, entre otros.

Llega como Presidente del Tribunal Jorge Humberto Chavira Martínez, quien tenía mucha capacidad jurídica, pero era muy político. Había sido diputado local y luego se fue de Alcalde a Zapopan. Llega en su lugar Guillermo Reyes Robles, quien había sido procurador. Es en esa época cuando entra la política al Supremo Tribunal.

Con el Gobernador Rivera Aceves (1992-1995) llegó a la presidencia del Tribunal Alfredo González Becerra, que enfrentó a Raúl Octavio Espinoza Martínez, el Secretario de Gobierno de la Administración panista de Alberto Cárdenas Jiménez (1995-2001), quien ofreció cañonazos de dinero para que los Magistrados renunciáramos.

Llegaron a ofrecernos hasta 150 mil pesos. Ellos se apoyaban en el antecedente de que en Guanajuato el Gobernador panista Vicente Fox Quesada les había ofrecido 500 mil pesos a los Magistrados para que se fueran. Por supuesto que ningún Magistrado aceptó ese ofrecimiento. Defendimos nuestra inamovilidad y nuestra trayectoria, experiencia y méritos. Le exigimos a Cárdenas Jiménez que respetara eso.

Sin embargo, empezaron a ingresar personas identificadas con ese régimen. Se crea entonces el Consejo General del Poder Judicial (actual Consejo de la Judicatura) para tratar de perjudicarnos.

(Al Consejo de la Judicatura, creado en 1997, se le delega por ley la administración, vigilancia y disciplina del Poder Judicial, que incluye el nombramiento y control de los jueces, las sanciones que les pueden ser aplicadas, sus nombramientos y remociones).

POLITIZADO

¿Cómo funcionó el Tribunal en estos últimos 18 años que estuvo el PAN en el poder?

El clima que ha politizado al Tribunal, que ha afectado la autonomía del Tribunal ha sido negativo, porque hay gente que no le tiene confianza a la administración de justicia y piensa que muchas personas no llegaron de la manera idónea. Los Magistrado y consejeros debieran tener carrera judicial. Los que tienen mayor derecho a llegar como Magistrados son los jueces de primera instancia, quienes han sido relegados.

Lamentablemente, desde el Congreso, los partidos políticos han politizado la designación de las personas que llegan de Magistrados y consejeros. La única cosa buena que le debemos a la llegada de otro partido al poder es que, al invitar a trabajar en el Gobierno a personas de la iniciativa privada, empresarios, ellos pusieron como requisito que se les pagaran salarios aceptables.

En la época de Alberto Cárdenas se empiezan a privilegiar los sueldos altos y eso nos beneficio en el Tribunal. Pero al incrementarse los sueldos todo mundo quiso ingresar a la función pública. El problema es que el Consejo de la Judicatura se convirtió en un espacio para darle trabajo a quienes no tenían cabida en otras dependencias del Gobierno.

Los Magistrados somos quienes conocemos mejor a los jueces y somos quienes podríamos opinar sobre su desempeño y sus méritos, pero la disciplina y la vigilancia las tiene el Consejo de la Judicatura, que es el que también nombra a los jueces.

Yo no pertenezco a ninguno de los grupos políticos que se han creado al interior del Tribunal, por razones ideológicas o para apoyar a determinadas personas. Me he caracterizado por votar en contra de quienes han sido los últimos presidentes del Supremo Tribunal.

Eso me ha costado facturas porque no soy invitado a recomendar personas para las diversas direcciones y departamentos que tiene el Tribunal o para que ingresen a trabajar afines a mi persona. Yo prefiero eso, ser único en mis decisiones, que tomar una decisión de grupo que vaya en contra de mis principios.

¿Qué futuro le ve a los juicios orales?

No he visto que sean la solución para que haya una pronta y expedita administración de justicia, además de justa y equitativa. Todo mundo cree que los juicios orales son la solución para todo. Con base en mi experiencia tengo mis dudas, pues es una copia mal hecha del sistema anglosajón.

Se critica que es interés de nuestro vecino del norte que su sistema de justicia se aplique en todo el mundo. Dudo que vaya a dar soluciones a corto plazo. Hay muchas cuestiones nuevas que sobre la marcha vamos a ver si funcionan o no.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS