Lo esperaban dentro de su finca - 19 de Mayo de 2010 - Mural - Guadalajara - Noticias - VLEX 203714099

Lo esperaban dentro de su finca

Autor:Abel Barajas y Fernando Paniagua
RESUMEN

Crónica: El viernes de Diego

 
EXTRACTO GRATUITO

Enviado y Corresponsal

QUERÉTARO.- Diego Fernández de Cevallos se resistió a la primer persona que lo sujetó por la espalda, cuando acababa de guardarse las llaves de su camioneta Cadillac Escalade EXT (Pick Up), color arena.

Eran, aproximadamente, las 22:50 horas. Regresaba a su finca "La Cabaña", em Pedro Escobedo, después de un día de convivencia con amigos, revisión de asuntos domésticos en sus fincas y el cobro de 100 mil pesos por una diligencia desconocida.

La vereda de ingreso a "La Cabaña" es "boca de lobo" por la noche. Diego entró con su camioneta por el único acceso sin puerta, apagó el carro, bajó, y apenas cerró la puerta cuando una persona lo atacó por la espalda. El político se resistió. Forcejeó. Volaron sus tijeras para estilizar su barba, un peine y una pluma que traía en el bolsillo de su camisa café clara.

No tuvo tiempo de desenfundar la pistola Pietro Beretta calibre .380 que cargaba asida a su cinturón.

Las diligencias ministeriales de la indagatoria SC/31/2010 incluyen esta reconstrucción y algunos de los declarantes, consultados por MURAL, así lo corroboraron. Conforme las pesquisas, el vehículo no tiene un solo disparo y en su carrocería no fue hallado ningún rastro dactilar ni del ex candidato presidencial ni de los sospechosos.

Tras el forcejeo en el que luego intervinieron otros individuos hasta someterlo, Diego fue llevado por algunos metros hacia el exterior de la finca.

En el tepetate arenoso de la zona de entrada había marcadas tres o cuatro huellas que todavía se alcanzaron a distinguir por los peritos, de los mocasines charros del ex senador y huellas del pie descalzo de uno de sus captores. La autoridad estableció que calza del 7 y medio.

"También había un chorrito de sangre que cuando lo vimos pensamos que no eran ni 200 mililitros, y un metro adelante de la camioneta estaba un botón de la camisa del licenciado Diego, pero a esa distancia es donde se pierden sus huellas en el suelo; eso hace suponer que desde allí lo cargaron y se lo llevaron.

Entre las autoridades que ayer pudo consultar este diario, existe la presunción fundada de que los sujetos que privaron de la libertad al ex senador tomaron una brecha hacia una terracería que los condujo a un camino vecinal, desde donde fácilmente podrían haberse dirigido a Hidalgo, vía Tequisquiapan.

***

El viernes 14 de mayo Diego Fernández de Cevallos vestía pantalón caqui, camisa café clara y una chamarra imitación piel del mismo tono, con mocasines charros...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA