Guadalupe Loaeza / La Güera Rodríguez - 11 de Abril de 2019 - Mural - Guadalajara - Noticias - VLEX 777229305

Guadalupe Loaeza / La Güera Rodríguez

Autor:Guadalupe Loaeza
 
EXTRACTO GRATUITO

Nada me hubiera gustado más que haber conocido a la Güera Rodríguez, como llamaban a María Ignacia Rodríguez de Velasco, una mujer bellísima, de ojos azules, pelo color del trigo, pero sobre todo libre, y con un tremendo afán de libertad, no nada más para ella sino para la patria, de allí que luchara con absoluto fervor por la Independencia desde 1808 hasta su consumación en 1821. Humboldt la describe como la mujer más hermosa que había visto en sus viajes y la marquesa Calderón de la Barca cuenta en su libro La vida en México que casi se pasmó al verla pues no obstante tenía más de 50 años: "la Güera conserva una profusión de rizos rubios, sin una sola cana, preciosos dientes blancos, muy lindos ojos y gran vivacidad". A pesar de ser una güera súper "fifí", amiga íntima de virreyes, fue una mujer mexicana muy valiente. La Güera Rodríguez era tan ilustrada que se le comparaba a Madame de Staël, escritora, ensayista, actriz y filósofa de la política.

Hace unos días tuve el privilegio de entrevistar a Guillermo Barba, autor de La conspiradora, un thriller histórico de un personaje fundamental para la Independencia de México. Además de ser la Güera Rodríguez inspiradora de grandes pasiones, también lo era de envidias debido, como dice Barba, a su inteligencia: "De la Ilustración adquirió la voluntad de conocimiento, la pasión por la libertad y, muy importante, el afán por obtener la felicidad. Fue una libertina ilustrada. Este rasgo hace que los primeros cronistas e historiadores la traten con misoginia o picardía, y las mujeres con un toque de encubierta moralidad, criticándola bajo las normas morales de la burguesía, y no con las del Siglo de las Luces". Su cultura política se debía a su cercanía al Ayuntamiento y a la influencia de su padre y su cuñado, el marqués de Uluapa, ambos regidores.

La Güera Rodríguez nace el 20 de noviembre de 1778 en la Ciudad de México, en el seno de una familia noble de criollos de abolengo. Barba me contó que se casó tres veces. La primera, de 15 años y por orden virreinal, con Gerónimo López de Peralta Villar y Villamil. La segunda, a los 27, con Juan Ignacio Briones Fernández, y por último, a los 47, eligió un marido mucho más joven que ella, Manuel Elizalde Marticorena. A pesar de que la Güera Rodríguez era muy...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA