Guillermo Velasco Barrera / Los valores de la 4T - 3 de Mayo de 2019 - Mural - Guadalajara - Noticias - VLEX 781479069

Guillermo Velasco Barrera / Los valores de la 4T

Autor:Guillermo Velasco Barrera
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Pese a lo que mañana tras mañana anuncia Andrés Manuel López Obrador, en el sentido de que "vamos requetebién" y que la violencia en México disminuye, la realidad muestra otro panorama muy distinto al que dibuja el Presidente de la República. El primer trimestre de 2019 ha sido el más violento en la historia moderna de México, de acuerdo con cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Frente a esta realidad, el Presidente sostuvo al presentar el Plan Nacional de Desarrollo, que en 2024 la violencia habrá disminuido en un 50% en México y que la economía habrá crecido un 4%. De la misma manera, aseguró que para final del sexenio se habrá terminado con la pobreza extrema y con la corrupción.

En fin, no escatimó en lo absoluto en el catálogo de promesas, pero lo cierto es que no se aprecia, al menos hoy, una ruta clara que permita alcanzar las metas planteadas por el Presidente. En el tema de seguridad, diversos colectivos y especialistas en la materia aseguran que no se percibe una estrategia integral por parte del Gobierno para disminuir la violencia.

En contraste con estas críticas, López Obrador señala que en seis meses habrá resultados muy positivos en materia de seguridad, y basa tal pronóstico en tres aspectos: en el arranque de operaciones de la Guardia Nacional, en la supuesta erradicación de la corrupción entre funcionarios de su gobierno y en los programas sociales que permitirán, según lo refiere el Presidente, terminar con la pobreza y que los delincuentes se queden sin base social.

Lo anterior resulta profundamente falaz. El despliegue de la Guardia Nacional, con un enfoque sobre todo propagandístico, no representará por sí mismo un avance significativo. La erradicación de la corrupción, indudablemente un mensaje redituable en la campaña, es algo que, en el mejor de los casos, sólo existe en la cabeza del Presidente, o sus parámetros de erradicación de la corrupción son muy laxos, basta ver a Napoleón Gómez Urrutia como senador y a la profesora Elba Esther Gordillo exonerada y premiada.

Y el tercer aspecto, los programas sociales, tampoco tendrá una incidencia significativa en la erradicación de la pobreza. Es más, es también un argumento falaz atribuir la violencia que existe en México...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA