INNOVARTE / El arte de desaprender - 13 de Mayo de 2019 - Mural - Guadalajara - Noticias - VLEX 783483457

INNOVARTE / El arte de desaprender

Autor:Jorge Zavala y Moisés Galindo
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

"Para nacer hay que destruir un mundo. El mundo es el cascarón".

Hermann Hesse

Una excepcional experiencia se vive cuando interactúas con personas que tienen distintas referencias, perspectivas y puntos de vista, que contrastan con todo lo que conoces. Resulta una dinámica diferente estar frente a 78 estudiantes, de 50 naciones diferentes, de la Maestría en Negocios de la Hult International Business School, en San Francisco.

En las últimas semanas, Jorge participó en el curso de emprendimiento con estudiantes, quienes desarrollaron una idea factible, para llevarla a la realidad al finalizar su programa de graduados, en agosto. Durante varias semanas buscaron un buen problema. Dedicados a tiempo completo, validaron con un prototipo su grado de atracción, factibilidad y viabilidad, para identificar un primer cliente potencial interesado en su solución. Así, 15 equipos presentaron sus proyectos, que esperan realizar en China, Ghana, México, San Francisco y otros lugares más.

Escuchar a los participantes en una primera sesión y descubrir cómo evolucionó cada idea durante cinco semanas ofrece una oportunidad de aprendizaje única para mentores, profesores y valuadores. Al finalizar el programa, en la conversación de cierre, surgió un aprendizaje que te compartimos en InnovArte.

Para cada equipo, su gran reto fue encontrar un problema a resolver. Éste podían buscarlo libremente o recurrir al banco de retos propuestos por empresas vinculadas a la escuela. Mientras que en el primer caso, la idea es abierta a cualquier oportunidad de negocio identificada, en el segundo las empresas e inversionistas proponen retos que desean resolver. En éste último, si presentan una buena propuesta existe la posibilidad de continuar el mismo, crear una empresa o vender el proyecto a un cliente calificado.

Vaya diferencia, tener la posibilidad de iniciar como una empresa que vende proyectos, mientras que el otro escenario equivale a ver nacer una gran idea, que el mercado conocerá en gradualmente, tras pasar la primera barrera que conocemos como "product market fit". Este último escenario tiene mayor nivel de incertidumbre, pues falta determinar cuál es su grado de aceptación.

Los proyectos presentados, bajo el escenario de propuesta con incertidumbre solicitaron una inversión media de medio millón de dólares, cifra compleja de obtener aun en el mismo Silicon Valley, especialmente si se carece de elementos sólidos para convencer a los...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA