JAQUE MATE / Impuestos - 11 de Julio de 2013 - Mural - Guadalajara - Noticias - VLEX 448595202

JAQUE MATE / Impuestos

Autor:Sergio Sarmiento
 
EXTRACTO GRATUITO

"Entre más leyes e impuestos se crean, mayor es el número de evasores de la ley y de los impuestos".

Lao Tse

El Gobierno federal está preparando una reforma fiscal. Perfecto. México necesita una y de fondo. Pero no está claro si los políticos entienden realmente cuál debe ser el objetivo de la reforma.

Algunos sólo quieren recaudar más dinero. Se quejan de que los ingresos tributarios del Gobierno federal son de "apenas" 9.7 por ciento del producto interno bruto (2012). Quieren más recursos para gastar más. Pero ésta es una pésima razón para una reforma fiscal.

La política de egresos de la administración pública mexicana ha sido hasta ahora muy deficiente. Los políticos han justificado el gasto público porque dicen que éste reduce la pobreza. En México, sin embargo, el mecanismo no ha funcionado. A pesar de que el gasto público se encuentra en los niveles reales más altos de la historia, y que el gasto social es el que más ha crecido, nuestro País ha mantenido sus niveles de pobreza. Los momentos en que ha caído la marginación no han sido los de mayor gasto público, sino los de mayor crecimiento económico.

Si de verdad se quisiera combatir la pobreza, el propósito de la reforma no debería ser el de aumentar la recaudación para dar más dinero a los políticos, sino el de crear las condiciones para un mayor crecimiento económico. Cobrar impuestos altos a los contribuyentes cautivos que laboran en la economía formal no es la forma de lograrlo.

¿Cómo hacer una reforma fiscal que promueva el crecimiento? Lo primero sería tener tasas bajas. En México, las personas físicas y las empresas pagan una tasa máxima de 30 por ciento sobre ingresos y utilidades. Para los individuos esto es muy injusto porque el Gobierno no otorga las contraprestaciones adecuadas. Aun después de entregar al Gobierno un tercio del fruto de su trabajo, y ante las deficiencias de los servicios públicos, los contribuyentes mexicanos deben cubrir de su bolsillo colegiaturas, tratamientos médicos y seguridad. La carga real es así muy superior a la de otros países. Para las empresas, por otra parte, el 30 por ciento es superior al que se paga en países como China en los que operan sus competidores. Los altos...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA