Jesús Silva-Herzog Márquez / De ley y pueblo - 26 de Marzo de 2018 - Mural - Guadalajara - Noticias - VLEX 706817153

Jesús Silva-Herzog Márquez / De ley y pueblo

Autor:Jesús Silva-Herzog Márquez
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

La campaña iniciará en unos días. No se asoma por ningún lado la competencia. El candidato puntero no tiene, hasta el momento, motivos para preocuparse. Sus adversarios no han sido capaces de configurar una opción desafiante. La incógnita es quién quedará en segundo lugar y quién ocupará el cuarto sitio. De acuerdo con las últimas mediciones, el candidato de Morena no solamente no ha descendido en las preferencias sino que ha ensanchado la distancia que lo separa de sus adversarios. Si hace unas semanas había un competidor claro que se ubicaba en segundo lugar, ahora esa posición está en disputa.

Por eso hay que seguir reflexionando sobre las convicciones políticas de Andrés Manuel López Obrador. En estos días ha reiterado su entendimiento de la democracia, su idea de la sociedad civil, su filosofía de la ley. Parece revelador, por ejemplo, lo que dijo en relación a las candidaturas independientes. El tabasqueño ha sido muy crítico de la figura de los candidatos sin partido. Sin embargo, tras conocer que varios de ellos habían sido reprobados por el Instituto Nacional Electoral, se convirtió en su defensor. A su juicio, el órgano electoral debía incluir a todos los candidatos en la boleta. "Que participen y que sea la gente la que decida, que sea el pueblo el que decida; en la democracia es el pueblo el que manda". La línea es una perla: López Obrador no proponía una interpretación de la ley que tuviera como consecuencia la inclusión de los candidatos independientes. No disentía de la lectura jurídica del instituto electoral. Lo que pedía con notable franqueza es que el INE ignorara la ley. Que los incluyera, aun sabiendo que los pretendientes habían violado la normativa vigente, que seguramente habían cometido fraude y que no habían cumplido, por lo tanto, con los requisitos legales.

La nitidez del argumento es sobrecogedora: no hay que prestarle atención a la ley porque el pueblo ha de decidir sin el estorbo de las reglas. El pueblo tiene una voluntad y ésta ha de hacerse escuchar de manera directa. Para López Obrador esa voluntad tiene, por fortuna, una dirección que coincide con su propia mirada: "El pueblo de México es mayor de edad, el pueblo es sabio y sabe muy bien qué representamos cada uno de nosotros, y la gente quiere un cambio verdadero". Así de claro: la sabiduría del pueblo radica en el hecho de que me respalda.

Por eso a López Obrador le tiene...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA