Jesús Silva-Herzog Márquez / Nuevo presidencialismo - 9 de Julio de 2018 - Mural - Guadalajara - Noticias - VLEX 730963805

Jesús Silva-Herzog Márquez / Nuevo presidencialismo

Autor:Jesús Silva-Herzog Márquez
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Fue apenas hace unos días y parece que han pasado años. Nos sentimos de pronto en un país distinto y, en algún sentido, es cierto. Estrenamos mapa de México; hay una nueva mayoría y un nuevo ánimo. En unas horas los votantes cambiaron la política mexicana como nunca lo habían hecho. Hace una semana se votó el cambio más profundo de la historia de México. Los cambios súbitos, los cambios profundos no habían venido de esa aritmética porque aprendimos a votar con cautela. Nuestras elecciones, desde que han sido confiables, han sido instrumentos tímidos. Cambios con freno, virajes modestos. En la suma de los votos se advertía una desconfianza: que nadie tenga todo el poder. Que haya vigías interesados, que la negociación sea indispensable para gobernar. Esa precaución explica las dos décadas de gobiernos minoritarios.

La elección del 1 de julio terminó con todo eso. Los electores apostaron por una mayoría. El primer efecto del voto es la vuelta al presidencialismo. Más allá de los estilos de liderazgo, más allá de los voluntarismos, fue decisión de los electores dar al futuro Presidente los respaldos necesarios para gobernar sin obstrucciones. Treinta millones de votos obtenidos en una contienda democrática fundan una Presidencia distinta porque es fuerte y a la vez democrática. Su coalición tiene mayoría en ambas Cámaras y está a un paso de la mayoría constitucional. No es improbable que en los reacomodos por venir consiga los votos para rehacer el texto de la Constitución. El nuevo poder presidencial no significa solamente el poder de redactar la ley sino también el tener el campo abierto para las designaciones fundamentales. Las oposiciones serán testigos mudos de la recomposición del poder nacional. La política que se asoma parece colgar del sentido de prudencia de un hombre, de su sentido de contención y no de la exigencia de los antagonistas que ocupan posiciones institucionales como contrapoder.

En la formación de este nuevo presidencialismo hay, por supuesto, incógnitas relevantes. ¿Qué podemos esperar de esa confusa estructura que llevó a López Obrador al triunfo? Morena sigue siendo una incógnita. El viejo presidencialismo se fundaba en la disciplina del partido hegemónico y en el liderazgo incuestionable del Presidente sobre su partido. ¿Se...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA