Juan García de Quevedo / La derechización de Europa - 5 de Agosto de 2013 - Mural - Guadalajara - Noticias - VLEX 452256650

Juan García de Quevedo / La derechización de Europa

Autor:Juan García de Quevedo
 
EXTRACTO GRATUITO

En la vieja Europa surgió una tesis novedosa de un cinismo extremo: los ricos deben ser más ricos para estar en posibilidad de salvar a los numerosísimos pobres. La regla es el déficit. El Euro como moneda única impide todo tipo de movimiento de política monetaria porque la regla es dura y maciza. Como se dice de España, el café para todos se acabó, menos para unos cuantos.

Los bancos, la cúspide del sistema capitalista, son salvados por la sociedad y encima, una ley del trabajo que permite el despido sin mayor trámite y donde los sindicatos poco o nada pueden hacer porque las políticas se dictan desde Bruselas. Los euroescépticos cada día cuentan con mayores seguidores y parece que no se han dado cuenta de que ya es demasiado tarde para abandonar esa política devastadora, aunque son principios poéticos y filosóficos, que es la Unión Europea. Claro que después de dos guerras mundiales en el siglo 20, cualquier idea bien estructurada seduciría a una ciudadanía que estaba harta y cansada de ver correr sangre, ciudades destrozadas y todos los excesos que vivió entonces Europa.

Lo que no se pensó muy bien es que el Sur y el Norte son mundos distintos, que entre Portugal y Holanda existe algún siglo de distancia y que la nueva revolución tecnocientífica la ensancha aún más. Los países son tan diversos y singulares como los hombres: España tiene a Velázquez y Cervantes y una lista enorme de poetas y escritores; Alemania tiene la filosofía pero también a cientos y cientos de científicos mientras España cuenta con sólo algunos. La contradicción Norte Sur también implica concepciones del mundo donde unos hacen la siesta y otros la desconocen, donde para unos la vida es trabajo y ahorro, con su capitalismo luterano, y para otros la vida es para construir la mayor felicidad posible.

En la España de los años setenta la gente comía, trabajaba, pero tomaba...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA