Juan Villoro / Pensar distrae - 5 de Abril de 2019 - Mural - Guadalajara - Noticias - VLEX 775328845

Juan Villoro / Pensar distrae

Autor:Juan Villoro
 
EXTRACTO GRATUITO

Jorge Ibargüengoitia demostró que nada es tan extraño como lo cotidiano. Vistos de cerca todos somos raros. Desde que comenzó a escribir en Excélsior en los años setenta, confirmó que ciertas noticias no dependen de la actualidad, sino de la forma en que están escritas. El rumor de fondo de la vida -lo que se convierte en la costumbre- define una época tanto como los grandes acontecimientos.

Según cuenta en Traiciones de la memoria, Héctor Abad Faciolince conoció en Mendoza, Argentina, a un verdulero de temple filosófico. Ese hombre elocuente vendía con éxito tomates y lechugas, pero a diferencia de otros negocios se negaba a tener servicio a domicilio y explicaba su decisión de esta manera: "Yo no vivo de sus necesidades sino de sus tentaciones". Como todo aforismo, éste admite un comentario. Si los productos fueran enviados a la casa, los clientes sólo comprarían lo básico; en cambio, al asomarse a la verdulería, se dejaban seducir por algo más. Iban por un tomate y salían con seis zanahorias.

Lo mismo sucede con el periodismo, que ofrece noticias necesarias (el humo blanco del Vaticano, el resultado de las elecciones, los marcadores del domingo) y textos de tentación, donde las exclusivas no dependen del estado del mundo, sino de los adverbios.

El autor de Autopsias rápidas refundó el género del artículo en primera persona dedicado a las noticias de la vida privada. Su hazaña se conoce en gran medida gracias a Guillermo Sheridan, recopilador de sus trabajos periodísticos, quien mañana recibe el Premio Ibargüengoitia.

La melancolía es acompañante silenciosa del humor. Se burla del mundo quien está en desacuerdo con él. Ibargüengoitia lamentaba que las novelas que escribía en dos años se pudieran leer en dos horas y que sus artículos se perdieran en la noche de los tiempos. Aunque contaba con lectores fervorosos, rara vez era analizado en la academia. Sheridan fue decisivo para establecer la reputación del autor de Misterios de la vida diaria. Además, como investigador literario le debemos Los Contemporáneos ayer, extensa revisión del "grupo sin grupo" que revitalizó la poesía y la crítica en la primera mitad del siglo XX; reveladores estudios sobre Octavio Paz y Gilberto Owen; una biografía -parcialmente novelada- de Ramón López Velarde, y la extraordinaria recuperación de la correspondencia del poeta jerezano con el editor...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA