Manuel J. Jáuregui / Amigos 'de a potis' - 3 de Mayo de 2011 - Mural - Guadalajara - Noticias - VLEX 274043483

Manuel J. Jáuregui / Amigos 'de a potis'

Autor:Manuel J. Jáuregui
 
EXTRACTO GRATUITO

Una vez más queda comprobado que en la diplomacia, como en la política, lo único cierto es que los enemigos son de verdad, mientras que los amigos son de mentiras.

Es prácticamente imposible que el terrorista número uno del mundo, Osama bin Laden, se estuviera escondiendo, a plena vista, a 50 kilómetros al noreste de Islamabad, la Capital de Paquistán, en el pueblo de Abbottabad, sin que nadie en el Gobierno "amigo" de los Estados Unidos lo supiera.

¡Y a menos de 100 metros de la academia militar paquistaní en una casa enorme, con muros de más de tres metros de altura!

Lo más probable es que el Gobierno paquistaní, o cuando menos sus jefes militares y de los organismos de inteligencia, tiene buen tiempo majeándose a los estadounidenses, recibiendo de ellos miles de millones de dólares de ayuda, mientras al mismo tiempo le brindaban asilo y protección a sus enemigos más acérrimos.

Abbottabad fue fundado en 1853 por el mayor inglés, James Abbott, y es reconocido por su clima amable, sus buenos hospitales, escuelas e instalaciones militares.

La población de Abbottabad es menor a los 135 mil habitantes, y la casota que habitaban Bin Laden y sus 22 acompañantes, cuando fue capturado y abatido por un comando especial, se encontraba a tiro de piedra del famoso "Camino de la Seda", Karakoram: por todas sus señas generales se antoja extremadamente improbable que nadie supiera quién habitaba ese fortín construido en el 2005 y el cual habitaba Bin Laden cuando menos desde seis meses antes. Ello, en compañía de una de sus esposas (la más joven, naturalmente) y uno de sus hijos.

No estaba escondido en las cuevas de Tora Bora ni tampoco en chozas en la agreste frontera entre Afganistán y Paquistán: no, vivía en relativa comodidad en una zona urbana dentro de una nación "amiga" de los Estados Unidos, que supuestamente le estaba ayudando a buscarlo.

Este hecho pinta el dilema que enfrenta EU en el Medio Oriente: no puede confiar en nadie, sus intereses están sólo parcialmente alineados con los de los países "amigos" y existe en esa región del mundo una cantidad de intereses tribales, religiosos y de tradición que torna casi imposible una cooperación completa de cualquier Gobierno de esa zona con los Estados Unidos.

¡No dudamos, incluso, que...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA