Mejor en libertad - 26 de Marzo de 2018 - Mural - Guadalajara - Noticias - VLEX 706817281

Mejor en libertad

Autor:María Minero y con informacíon de Mario López
 
EXTRACTO GRATUITO

Esa ave de plumaje colorido que varios imaginan luciendo dentro de una jaula en la sala de su casa y, que además, podría amenizar los días con sus canturreos. Aunque atractiva, no es la mejor opción de mascota, pues su cautiverio significa un desequilibrio tanto para la especie y los ecosistemas que habita.

"La mayoría de animales exóticos que se eligen como mascotas desgraciadamente son aves. El problema es que la gente no está capacitada o desconoce que esos animales siguen dietas muy específicas, son especies en vida libre que comen frutas, plantas, semillas y se ignora su plan nutricional", explica Mario López, docente en el Departamento de Veterinaria del Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias, de la UdeG, quien ha recibido casos de desnutrición.

En el mercado existen alimentos para especies que se han vuelto muy comerciales como es el caso de canarios, finches, ninfas o loros; sin embargo, ello no significa que sea apto para la gran variedad de aves. Por ejemplo, un tucán sólo come frutas y algunas hierbas.

El especialista recalca que existen grandes diferencias entre las variadas aves exóticas, y la mayoría de las veces la gente no recae en esas distinciones, simplemente las alimenta igual.

Pero la alimentación no es el único problema cuando se decide llevar un animal exótico a casa, de acuerdo con el especialista, estas especies generalmente cumplen un papel importante dentro de los ecosistemas a los que pertenecen y retirarlos de ahí implica un desajuste a largo plazo.

"Aves exóticas como los loros generalmente se sacan de selvas o lugares de donde son endémicos y en los que cumplen una función. El hecho de que empiece a bajar la población genera problemas no sólo con...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA