México Channel / Del desierto al trópico - 21 de Noviembre de 2004 - Mural - Guadalajara - Noticias - VLEX 79517637

México Channel / Del desierto al trópico

Autor:Harry Möller
 
EXTRACTO GRATUITO

A sólo 197 kilómetros del Distrito Federal, en el desierto más pobre y castigado del altiplano, sobreviviendo a muchos siglos de sol y erosión, hay algo insólito: la barranca de Tonaltongo en el desierto del Mezquital, célebre por su inclemencia.

Hasta donde la vista alcanza, todo es llano y yermo, apenas sobresalen algunos lomeríos. Crueles calores en el día, helados vientos al ponerse el sol. Años atrás, en vez de agua sólo había pulque, y las paredes de las escasas chozas eran de pencas de maguey.

Usted partió de Ixmiquilpan, Hidalgo, por el camino rumbo a Cardonal. Lleva recorridos 17 kilómetros y encuentra una bifurcación del camino, toma el ramal de la derecha y lo sigue por unos 20 kilómetros hasta que le parece como si la tierra hubiese sido cortada por una inmensa navaja, ya está usted en el borde de la barranca de Tonaltongo, restan 8 kilómetros para llegar hasta el fondo.

Bajar hasta el río verdiazul que corre por ahí, es viajar del desierto al trópico en unos minutos. Arriba, el sol calcina el pedregoso esqueleto del suelo, en tanto que abajo todo es verde, vivo y húmedamente tropical. ¡Y sólo hay 500 metros de diferencia en la altitud!

El río lleva agua caliente, y su cauce da lugar a un alargado jardín silvestre donde crecen altos árboles y tupidos arbustos.

Hay árboles de mango y de chirimoya, de guayaba y de aguacate, matas de plátanos y otros frutos supuestamente exclusivos de alguna cálida tierra costeña. ¿Por obra de qué milagro se da aquí todo esto, a casi 2 mil metros sobre el nivel del mar?

Es uno de tantos prodigios de la caprichosa naturaleza: el profundo cañón está a salvo de los vientos fríos, y posee la calefacción natural producida por el agua caliente del río que lame las vegas donde prospera todo lo verde. Así de fácil es la cosa.

A su vez, el río surge de una honda caverna entre nubes de azufroso vapor. De ahí su nombre: Tonaltongo (tonalli: agua caliente)...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA