Desde mi Ladera/ Otero y la Nación de leyes - 2 de Abril de 2000 - Mural - Guadalajara - Noticias - VLEX 79202748

Desde mi Ladera/ Otero y la Nación de leyes

Autor:Juan López
 
EXTRACTO GRATUITO

En una de mis PLATICAS anteriores escribí dos o tres palabras sobre el ilustre jurista don IGNACIO LUIS VALLARTA, quizá por mi formación o por mi deformación profesional de ser abogado y de pilón, por vivir de ser notario público.

Quizá por ese mismo motivo escribo hoy sobre el insigne jurisconsulto don MARIANO OTERO, para en otra oportunidad escribir sobre el mejor abogado que hubo en toda la Nueva España, me refiero al tapatío don FRANCISCO JAVIER GAMBOA.

Por lo pronto me referiré a don Mariano para decir de él, con don Jesús Reyes Heroles, con don Daniel Moreno, con don Francisco Sosa, con don Ignacio Burgoa y con otros sabedores, dos datos que nos sirvan para identificar al gran paisano.

Como muchos personajes del Sigo 19, el jalisciense Mariano Otero tuvo que esperar mucho tiempo para que se conociera su personalidad y auténtica valía, por ese desdén que los mexicanos han sentido por el siglo en que predominaron los desastres para nuestra patria.

Además, porque Otero no fue un autor de fácil lectura; no obstante que fue escritor no exento de cualidades; pero la principal dificultad consistió en que su obra fundamental y más conocida, su "Ensayo sobre el verdadero estado social y político en que se agita la República", fue escasamente leído y mucho menos comprendido.

Y sobre todo porque su calidad de jurista solamente interesó, como hasta hoy ha ocurrido con los grandes forjadores del Derecho en México, a unos cuantos especializados.

Sin embargo, la obra mencionada de don Mariano ha merecido varias ediciones en la actual centuria y, sobre todo, en nuestros días tuvo la enorme fortuna de atraer la atención de uno de los más distinguidos estudiosos del Siglo 19 mexicano, me refiero al licenciado don Jesús Reyes Heroles, quien después de haber publicado sus tres volúmenes sobre "El Liberalismo Mexicano", dio a la estampa las "Obras" de Otero.

Incluyó un amplio estudio y un subido elogio de las calidades de este personaje. El largo olvido, o casi olvido en que había permanecido Otero, tuvo una enorme compensación.

Inteligencia precoz

Don Mariano Otero nació en nuestra ciudad de Guadalajara en 1817; nuestra ciudad capital era una población de gran importancia por haber sido cuna de ilustres personajes de la Colonia y porque fue residencia de una de las dos únicas Audiencias con que contó el virreinato de la Nueva España.

En Guadalajara hizo todos sus estudios, mostrándose precoz pues, apenas a la edad de dieciocho años obtuvo el título de abogado.

Aún joven se inició en el periodismo político, mostrándose partidario del grupo moderado liberal, en el que militó el resto de su vida como muchos de sus contemporáneos; en ocasiones se alió con los grupos conservadores que le vieron con gran simpatía.

Desde 1841 se inició su fama como orador debido a un discurso pronunciado en los festejos patrios de ese año. Para 1842 concurrió como Diputado federal al Congreso Constituyente que iba a redactar una nueva carta política; asistió como representante de un distrito de Jalisco.

Desde luego entró a formar parte del cuerpo de redacción en el periódico "El Siglo XIX", en el que descolló por su profundo conocimiento de las ideas europeas de la época y se caracterizó por la profundidad con que analizaba las cuestiones debatidas.

El hecho es relevante si recordamos que en el propio periódico, vocero del grupo liberal moderado, escribieron autores de indiscutible calidad como Luis de la Rosa, Juan Bautista Morales, Guillermo Prieto y otros...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA