Y todo por un papel... - 16 de Septiembre de 2008 - Mural - Guadalajara - Noticias - VLEX 80619903

Y todo por un papel...

Autor:Jesús Díaz
 
EXTRACTO GRATUITO

Un hombre acude a una cita en un restaurante y algo en su aspecto rockero le impide pasar desapercibido. Su chamarra de piel, su pelo desaliñado y los tatuajes en sus brazos, que aparentemente son de agua, captan la mirada de los comensales, pero sobre todo, el parecido que tiene con Humberto Zurita.

En realidad, sí se trata del actor, quien decidió caracterizarse como el cantante Jim Morrison para impresionar al cineasta Alfonso Corona y, de esta forma, tratar de obtener el protagónico de la cinta Euforia.

"Creo que los tatuajes los habían traído mis hijos de Disneylandia", comenta el actor. "Quería que el director viera mi capacidad camaleónica. Esto es parte de una formación teatral en la que aprendimos a construir un personaje.

"Cuando hice Butterfly en teatro, fue un poco lo mismo: llegué (a la cita) maquillado y en una actitud femenina, y de esta manera fue como me quedé con el papel".

La sorpresa del realizador fue tal al observar a Humberto que no dudó en darle el papel principal del filme.

"Estas circunstancias, más la buena química que tuvimos, lo convirtió al final de la cena en mi protagonista", asegura Corona.

La estrategia puede variar, pero algunos actores coinciden en que la clave para obtener un rol es dar un extra durante las entrevistas, como llegar vestidos de forma original, recurrir a un rito que atraiga la buena suerte o hacer algo que normalmente no harían.

"Una vez tuve un casting en el que debía fumar, pero yo no lo hago, así que traté de aprender ese mismo día", cuenta Martha Higareda, quien recientemente filmó, junto a Keanu Reeves, la cinta Reyes de la Calle.

"A la hora de hacer la prueba, me estaba ahogando. Me aguanté hasta que empecé a llorar, y el director me dijo: '¡Guau, qué bien!', y le respondí: 'Pero si no es actuación: me estoy ahogando con el cigarro'".

Al igual que ella, Jesús Ochoa decidió también arriesgarse para la película Un Mundo Maravilloso, para la cual se disfrazó de payaso callejero, tratando de impresionar al director, Luis Estrada.

Pero el actor considera que en México, a diferencia de otros países, la cultura de casting no es tan común.

"Todavía no es tan reñida esa cuestión. Creo que todavía seguimos trabajando en grupos, y eso es bueno. Me parece que se deben dar conjuntos, familias o mafias en el buen sentido de la palabra".

Sin embargo, en el caso de Bruno Bichir, él siempre ha tenido que pasar pruebas para pertenecer a los proyectos que se gestan en el País.

"Curiosamente en el...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA