De Política y Cosas Peores / Mejora perredista - 17 de Septiembre de 2007 - Mural - Guadalajara - Noticias - VLEX 80518882

De Política y Cosas Peores / Mejora perredista

Autor:Catón
 
EXTRACTO GRATUITO

¡Qué forma de empezar la semana! ¡Con un chascarrillo de color subido que haría ruborizar hasta a una diputada! He aquí esa vitanda narración... Llegó una pareja de novios a un pequeño pueblo, y el muchacho le pidió al cura del lugar que los casara. "Es tarde ya -les dijo el sacerdote-. Tendrán que esperar hasta mañana". "Pero, padre -adujo el anheloso galán-. Venimos de muy lejos; no tenemos dónde pasar la noche". "Dormirán en mi cuarto -ofreció el párroco-. Los tres nos acostaremos en mi cama, y yo me pondré en medio para que no vayan a caer ustedes en una tentación". Así lo hicieron. Al día siguiente le dice muy orgulloso el novio al párroco: "No caí en la tentación, padre. Y eso que mi novia me estuvo agarrando cierta parte". Le aclara el sacerdote: "Fui yo quien te tuvo agarrado de ahí toda la noche, hijo. Quise tener la seguridad de que no caerías en la tentación"... Ahora permítanme mis cuatro lectores presentarme. Soy Cándido. O sea, soy cándido. Quiero decir que soy como el personaje de la novela de ese nombre: ingenuo, candoroso, crédulo, confiado, engañadizo, bobo, sencillo, simple, bonachón. Si Voltaire viviese hoy -Dios guarde la hora: ese hombre era demasiado volteriano- habría hallado en mí tema abundante para escribir una segunda parte de su satírica obra. Tan inocente soy que creo en la bondad del hombre. Es más: ni siquiera creo en la existencia del mal. Eso que llamamos mal es sólo ausencia de bien, que llegará algún día. La existencia de un espíritu del mal me resulta inadmisible, porque eso rompería lo absoluto y la unidad de Dios, espíritu de bien al que todo lo creado se encamina. Ignoro, desde luego, muchas cosas. Por ejemplo, cuál es la capital de Dakota del Sur. Pero algo en mi interior me dice que el hombre tiene la vocación del bien, y que padece cuando se aleja de él. También presiento que alguna vez todos nos hallaremos en esa perfecta y absoluta unidad, la del amor...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA