Sigue la huella franciscana - 3 de Julio de 2011 - Mural - Guadalajara - Noticias - VLEX 285624019

Sigue la huella franciscana

Autor:Andrea Menchaca
 
EXTRACTO GRATUITO

Enviada

SAN ANTONIO.- Regálate cuatro horas durante tu estancia en San Antonio para recorrer los 19.3 kilómetros de la ruta de las misiones franciscanas del siglo 18.

Destina unas dos horas para la Misión San José, que es la más grande y se recomienda visitar primero, y una media hora para cada una de las tres misiones restantes: Concepción, San Juan y San Francisco.

San josé

Nuestra primera parada es en la Misión San José y San Miguel de Aguayo, considerada una de las más completas misiones texanas.

Rodeada por enormes muros de piedra que alguna vez la defendieron de los apaches y comanches, es la misión texana más grande.

Fray Antonio Margil de Jesús la fundó en 1720 y fue modelo de organización y centro social.

Se distingue de las demás por varios detalles que permiten entender mejor el funcionamiento de las misiones franciscanas.

Por ejemplo, es la única en la que se restauraron los cuartos donde habitaban los indígenas, los cuales rodean un amplio jardín central en forma de rectángulo que recorremos a través de una vereda.

No puede pasar desapercibida la arquitectura de la iglesia, cuyo interior está en restauración y abrirá al público en agosto.

Pero a pesar de que sus puertas están cerradas, se puede admirar el bello arco de piedra que las enmarca, en donde sobresalen las figuras de San José, San Francisco de Asís, Santo Domingo de Guzmán, Santa Ana y San Joaquín, padres de María, y, justo al centro, la de la Virgen de Guadalupe.

También destaca la Ventana Rosa, en la parte lateral del templo, que muestra el alto nivel y la destreza de los artesanos de la Nueva España para trabajar la piedra.

Frente a la parroquia está un granero, restaurado en los 30, donde hay una maqueta de la misión.

Ahí admiramos cómo se iluminan distintos espacios y figurillas, mientras una grabación narra un día típico en la vida de las misiones, el cual iniciaba con el repicar de las campanas que llamaban a misa.

Además, un ranger o guardia del parque nos hace una demostración de cómo funciona el molino de granos, que fue restaurado en el 2001.

Concepción

La música del órgano nos llama a entrar a la parroquia de Nuestra Señora de la Purísima Concepción, cuya fachada aún tiene huellas de los coloridos diseños geométricos que la cubrieron en otra época.

Esta iglesia, con influencia arquitectónica morisca, es fuerte: es la única de las cuatro misiones de San Antonio que nunca ha perdido el techo o las paredes, a pesar de tener más de 250 años.

La arqueóloga...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA