Tristemente célebres - 14 de Abril de 2019 - Mural - Guadalajara - Noticias - VLEX 777654929

Tristemente célebres

Autor:Sineli Santos
 
EXTRACTO GRATUITO

Enfrentarse al reto de correr 42 kilómetros no es una tarea sencilla, algunos se preparan con anticipación tanto física como mentalmente para aguantar el trayecto y cruzar la línea de meta.

Otros, en cambio, calculan la forma de hacer trampa con ayuda del transporte público y "terminar" la prueba, pero sin esforzarse.

Desafortunadamente los "recortadores", como también se les conoce, cada vez son más numerosos en el mundo.

Sólo que la forma en que abrevian camino o descaradamente suben y bajan del Metro no pasa desapercibida, la tecnología se ha encargado de desenmascararlos y evidenciarlos en las noticias o través de internet.

Los primeros tramposos en la historia del maratonismo moderno lo hicieron con la intención de asegurar premios, actualmente el objetivo es presumir cronometrajes y las medallas en redes sociales.

Eso sí, sean del pasado o actuales, algunos tramposos se volaron la barda por el tamaño de sus fraudes.

ROSIE RUIZ

Uno de los engaños más famosos en maratones internacionales fue el de la cubana naturalizada estadounidense Rosie Ruiz. En el Maratón de Boston de 1980, Ruiz recorrió los 42 kilómetros en 2h 31'56'' valiéndole el primer lugar y la tercera mejor marca femenil de la historia; sin embargo, quedó descalificada al comprobarse que había usado el metro de la ciudad para trasladarse, pues no aparecía en las fotografías ni en el video del recorrido.

SPIRIDON BELOKAS

El primer tramposo en la historia del atletismo moderno fue el griego Spiridon Belokas, justo durante los Juegos Olímpicos de Atenas 1896, los primeros de la era moderna.

El griego, uno de los 17 participantes en el maratón, cruzó la meta del Estadio Panathinaiko en tercer lugar, llevándose las palmas del público. Sólo que uno de los competidores, el húngaro Gyula Keliner, lo vio adelantarse en el trayecto con ayuda de un carro, por lo que Belokas quedó descalificado.

FRED LORZ

Durante los Juegos Olímpicos de San Luis, en 1904, 32 atletas tomaron la salida del maratón y sólo 14 terminaron el recorrido, entre ellos el estadounidense Fred Lorz, quien cruzó la meta del Estadio Francis Field en primer lugar con un tiempo de 3h 13'.

Para la mala fortuna de Lorz, un espectador se dio cuenta de que fue transportado por un auto durante gran parte del recorrido, vehículo que resultó ser de su entrenador.

El estadounidense fue descalificado y suspendido, pero misteriosamente fue perdonado y un año después ganó el Maratón de Boston.

ABBES THEHAMI

Una de las trampas más...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA